Christine de Pizane, escritora en la Edad Media

 

Nace en Venecia en 1364. Su padre, Tommaso de Pizzano era un reputado físico, astrólogo y canciller de Venecia.  Su fama de sabio y erudito llega hasta el rey Carlos V de Francia, que le hace una oferta para incorporarse como alquimista y astrólogo real de su corte. Tommaso acepta la oferta y se traslada a Francia. Era un hombre de mente abierta y en contra de la opinión de su esposa, decidió proporcionar una educación formal a Christine. Así, además de aprender a leer y a escribir, Christine recibió lecciones de historia, filosofía y medicina. También disponía de libre acceso a la biblioteca real.  Christine demostró dotes literarias particulares, y compuso canciones y baladas que cautivaron a los miembros de la corte.

En 1380, a los 15 años, Christine se casa con Étienne de Castel, notario y secretario del rey. Étienne sabía lo inteligente que era su joven esposa y desde el primer momento, le alentó a seguir escribiendo. Fue un matrimonio feliz del que nacieron tres hijos: dos niños y una niña.

Pero su vida cambió cuando en 1387 fallece su padre, y en 1389 fallece también su marido, posiblemente a consecuencia de la peste.

Se quedó viuda a los 25 años, a cargo de sus tres hijos, su madre y de una sobrina, y con recursos muy escasos, ya que tuvo problemas para obtener la herencia de su marido legalmente. Sus únicas opciones en  la Corte eran:  ir a un convento o volverse a casar, pero ella tomó una tercera alternativa, seguir escribiendo.

Los miembros de la Corte conocian su destreza con las letras y le encargaron que escribiera una elegia  del rey Carlos V, “El libro de los hechos y las buenas maneras del sabio Rey  Carlos V” .

Fue la primera obra que cobró y después escribió otras obras sobre filosofia, politica, historia o sobre el derecho de la mujer en la sociedad, entre las que destacan “Epístola del Dios del Amor” donde trata los falsos amores, “Epístola a la reina Isabel” sobre la política de la época” o  “Las epístolas de Otea a Héctor” una colección de 90 cuentos alegóricos.

Su obra más conocida es la “Ciudad de las Damas” un alegato en favor de la dignidad de las  mujeres asi como una evidente crítica a la misoginia que predominaba en la época medieval. En esta obra, deseosa de demostrar que la falta de formación era el único límite del género femenino, creó una ciudad ficticia regida por las damas Razón, Rectitud y Justicia. Dentro de las murallas de esta ciudad, Christine reunió a mujeres de la historia y la mitología. Se trata de una larga exposición de modelos  positivos  de mujeres de todos las épocas como la poeta Safo, la diosa romana Minerva o María Magdalena. 

Esta obra se considera fundamental en el debate La Querella de las Damas, iniciado en el siglo XII cuando comienza a extenderse la opinión sobre las mujeres como seres bellos pero débiles, carentes de inteligencia e incluso malignas. Se entabló entonces un debate entre detractores y defensores del sexo femenino. Asimismo, esa opinión dominante sobre las mujeres se expresó en un poema escrito en el siglo XIII, “Le roman de la rose” que relegaba a la mujer a objeto de deseo. 

Cuando Enrique V de Inglaterra invade Francia en 1415,  Christine decide dejar la ciudad y refugiarse en un convento, probablemente en Poissy, donde  su hija había tomado los hábitos.

Cansada y muy afectada por la situación que estaba viviendo el país, dejó de escribir durante un largo período, hasta que en 1429 escribe un poema sobre Juana de Arco,  “Canción en honor de Juana de Arco” el único texto escrito sobre ella mientras aún vivía.  Christine de Pizan, muere poco después en 1430.

 

Podría decirse que Christine de Pizan fue la primera mujer en Europa en ganarse la vida como escritora. Además se la considera como una de las primeras feministas, y como uno de los primeros ejemplos de mujeres que escribieron en defensa de otras mujeres.