MITO DE PSIQUE Y EROS

     Psique cuyo significado es (Alma) era la más joven de tres hermanas, su increíble hermosura despertaba la envidia de Afrodita (diosa de la belleza), así que esta para castigarla pidió a su hijo Eros (Dios del Amor) que lanzase una flecha a Psique para que se enamorase del ser más feo y malvado de la tierra. Cuando Eros encontró a Psique y la vio, el mismo se clavó una de sus flechas y se enamoró por completo de la joven.
   
    El padre de Psique preocupado, porque siendo su hija tan bella ningún hombre se atrevía a pedirle matrimonio, consultó al oráculo el cual le dijo que debía agasajar a su hija como a una novia y abandonarla en lo alto de un cerro, donde un monstruo inmortal la desposaría, y así lo hizo, donde el Céfiro viento del oeste se la llevó en volandas hasta depositarla en un verde prado, allí Psique cayó en un profundo sueño y  Eros aprovechó para llevarla en brazos a un bonito palacio donde la muchacha pasaría los días en compañía de unas voces que la cuidarían y concederían todos sus caprichos. Por las noches al acostarse su misterioso esposo acudía a su lecho donde se amaban noche tras noche.
    
    La vida de Psique transcurría tranquila y feliz en palacio, con la única condición de no intentar  jamás averiguar la identidad de su esposo. Eros así lo dispuso para evitar que su madre Afrodita se enterase de su relación y montase en cólera.
Pasó el tiempo y Psique añoraba a su familia, le pidió a su amado que dejase venir a sus hermanas a visitarla, el aceptó advirtiéndola antes de los malos consejos que ellas le darían motivadas por la envidia.
 
   Cuando el Céfiro trajo a sus hermanas a palacio, al instante comenzaron a sentir envidia de las riquezas y vida de su hermana menor, al no conseguir sacarle  información sobre la identidad de su secreto esposo, le aconsejaron encender una luz en mitad de la noche cuando estuviese dormido, para verle el rostro, convenciéndola de lo monstruoso que podría llegar a ser, así que  le regalaron una lámpara y Psique la aceptó.
   
    Una vez se marcharon, llegó la noche y con ella el amante secreto a su habitación, cuando este dormía a su lado, Psique sintió como crecía la semilla de duda que sus hermanas sembraron en su corazón, así que sacó la lámpara que le habían regalado y encendiéndola la acercó al rostro reconociendo a su amor. En ese momento cayeron dos gotas de aceite caliente en el hombro de Eros y este se despertó, al verse traicionado se levantó, miro a su esposa y con tristeza se despidió diciéndole… “El Amor no puede vivir sin confianza”.  De repente Psique se encontró nuevamente en el cerro donde su familia la había despedido, el palacio y todo lo demás había desaparecido, así que triste y desconsolada al faltarle la protección de su amor se dedicó a recorrer el mundo en busca de su amado, desesperada buscó a Afrodita y le rogó que le devolviese el amor de su hijo, esta aún rencorosa e indignada por su belleza, accedió a cambio de que superase cuatro pruebas muy peligrosas para una mortal. Psique fue superando una tras otra las duras y agotadoras pruebas, con la ayuda que su amado Eros le enviaba, pues no la había olvidado y seguía amándola profundamente.
 
   En la última prueba Psique tuvo que bajar a los infiernos de donde ningún mortal regresa, para pedir a Perséfone (Reina de los infiernos) una caja que contenía la hermosura divina, y que Afrodita le prohibió abrir. Gracias a los consejos de una voz misteriosa, Psique logro regresar con éxito. Apaciguó al Cancerbero con un trozo de pastel, pagó a Caronte (el barquero) con dos monedas, rechazó la comida que Perséfone le ofreció, y así hasta regresar con la caja misteriosa, una vez regresó no pudo resistirse a ver el contenido y pensando que así repondría su cansado rostro, levantó la tapa y…  un sueño estigio la dejó profundamente dormida allí mismo.
 
    Mientras tanto Eros que vigilaba todos sus pasos, al verla sumida en un sueño mágico, voló hasta su cuerpo, cerró la caja, limpió el sueño de sus ojos, y subió al Olimpo para suplicar a Zeus y Afrodita permiso para casarse con ella, estos viendo el profundo amor que se manifestaban accedieron, Afrodita y Psique se reconciliaron, Zeus la hizo inmortal dándole a probar ambrosía y néctar de los Dioses.  Allí mismo en el Olimpo se celebró la boda sagrada de Eros y Psique, y así al fin se unieron para siempre el Amor y el Alma, de esta unión, nació una niña llamada Voluptas  (placer).
  
    Psique en griego significa alma, y por aquel entonces los humanos creían que al morir, su alma abandonaba el cuerpo con su último aliento, en forma de mariposa nocturna. Ahora entenderemos porqué en las noches de verano, la mariposa revolotea alrededor de la luz; esta es la propia Psique que busca junto a la lámpara al amado que de forma tan ingenua un día perdió.