Brújula para navegantes emocionales

Portada: 
Autor: 

BRUJULA PARA NAVEGANTES EMOCIONALES

Desde su aparición en la última década del siglo XX la inteligencia emocional ha sido objeto de gran interés por parte de la comunidad científica y del público en general. Se ha comprobado que aquellas personas capaces de desarrollar habilidades emocionales fuertes disfrutan de una vida plena y poseen las herramientas necesarias para obtener de sí mismas la máxima productividad; por el contrario, aquellas que son incapaces de ordenar sus propios sentimientos están en continua lucha interior, víctimas de sus propias emociones. Elsa Punset compone una obra indispensable en la que hilvana su experiencia particular con el conocimiento formal para abordar los temas más relevantes en la educación de los hijos, que determinarán su personalidad adulta, y el papel que los sentimientos juegan en este proceso. Un manual que nos ofrece con frescura y delicia las claves imprescindibles para no naufragar en tiempos de fuerte temporal. Tiene dos partes bien definidas: una primera centrada  en la educación y en las etapas de desarrollo y una segunda enfocada a los procesos que inciden en la autoconciencia, el ejercicio del autocontrol y la gestión de las emociones.

 A continuación destacamos algunas frases del libro:

● Primero sentimos y luego pensamos y actuamos.

● Toda decisión está influida por la emociones y ni la sociedad ni las familias nos suelen enseñar a gestionarlas.

● Todas las emociones y deseos son aceptables (no así los actos que ellas puedan provocar).

● la indiferencia es más peligrosa que la ira o el odio

● La convivencia armoniosa no surge de forma espontánea e instintiva.

● “Cuando cada miembro ocupa su espacio natural, los demás tienden a gravitar hacia su propio lugar sin necesidad de luchas intensas”

● Solemos atender primero las necesidades físicas (pues son más sencillas) pero tratamos menos (o incluso olvidamos) el amor, que será lo que les permitirá tener seguridad para amarse y para amar a los demás.

● Hay que tener en cuenta que los hijos, antes que el lenguaje perciben mensajes emocionales

● El conflicto puede enseñar a transigir, a establecer nuevas relaciones, a aprender a través de las experiencias, a perdonar, a comprender, a ponerse en el lugar de los demás, a cambiar de mentalidad, a llegar a un consenso, a ver el conflicto como una oportunidad de crecimiento…”

● Cuanto más duro son los castigos menos probabilidad hay de que el niño cambio de actitud.

● A menor responsabilidad menor motivación.

Felicidad: una de las variables importantes para conseguirla es tener la sensación de controlar nuestro destino.

● En la adolescencia es cuando se empieza a ampliar el contexto; este hecho se da paralelamente a la falta de conocimientos prácticos y con una experiencia vital muy escasa.

● A los adolescentes hay que retarlos porque el potencial mental es extraordinario.

● Saber no es ni la mitad de importante que sentir (por tanto hay que soltar lastre de contenidos y dejar espacio para que puedan expresar sentimientos).

● Como todo aprendizaje, el del amor y el sexo, también exigen esfuerzo, disciplina y ciertos conocimientos.

● Las emociones mandan sobre nuestros pensamientos.

● El estrés emocional continuado daña el cerebro

● Lo contrario al amor y el miedo no es el odio sino el olvido.

● Lo que demuestra que emoción y cognición están solapadas

● Lo que está en la consciencia puede curarse o desprogramarse; lo que queda en el inconsciente ata sin remedio

● Elementos libres inspiran temor.